Visitar estos jardines naturales, rodeados de vegetación, respirando aire fresco… pero si además te dan un mapa «canchero», donde no hay rutas establecidas y te dicen que investigues porque hay obras de arte escondidas por todo el terreno ¡es mucho mejor! Jupiter Artland, en Edimburgo, es eso, pasar un día disfrutando de la naturaleza mientras interactúas con el paisaje y sus obras.

Y  ¿cuál es la historia de Jupiter Artland?